Estás aquí
Inicio > Estampas > Aeropuertos cubanos ¿Cuba lista para el cambio?

Aeropuertos cubanos ¿Cuba lista para el cambio?

aeropuertos cubanos

¿Ha habido algún cambio en los aeropuertos cubanos?

Como diría Galileo, “…pero se mueve”. Y efectivamente “la cosa” se mueve en todo lo que envuelve a Cuba, la duda que tengo es si internamente lo hace a la velocidad que lo exige y demanda el mundo. Puedo poner muchos ejemplos pero a la memoria me viene uno muy descriptivo, y todos se pueden hacer una idea cuando hablamos de los aeropuertos cubanos. En el pasado mes de noviembre viajé a cuba con mis hijos, tras cuatro años de ausencia volví a pisar la tierra que me vió nacer. Todo cubano que vive fuera y que ha ido de vacaciones, ha experimentado la sensación y emoción que se vive desde la dos partes en ese eterno impas que comienza cuando bajas del avión hasta que sales por la puerta del aeropuerto y eres abrazado por tus familiares y amigos, y esto se cumple en todos los aeropuertos cubanos que reciben vuelos internacionales.

Pues en ese viaje, el avión que procedía de Barajas, Madrid, desembarcó en la terminal 2, algo inusual según otras experiencias. Como sabréis, de los aeropuertos cubanos , esta terminal está reservada para los vuelos desde Estados Unidos, Colombia o procedencias “delicadas”. Nuestro vuelo era el único y no había previsión de que por esa terminal fuera a aparecer otro, por lo que como de costumbre, la tensión estába enfocada en lo que te iban a quitar del equipaje, lo que te costaría de más, y demás abusos a los que estamos malamente acostumbrados.

aeropuertos cubanosEl paso por la aduana fue más cordial de lo esperado, seguro ayudaba ir con dos niños pequeños y que fueran las 10:30 de la noche por lo que llegamos a primera fila de las cintas transportadoras para recoger nuestras maletas. Como dijera Martí “Y pasó el tiempo, y pasó. Un águila por el mar.” La espera fue eterna, sin ninguna explicación salía una maleta, al cabo del rato otra y así hasta que dos horas después tuvimos la suerte de recoger uno de los tres bultos que llevábamos. Lo primero que haces es repasar mentalmente lo que hay en las maletas por si la demora es por algo “sospechoso”, pero me quedé tranquilo al ver que no era solo con las nuestras, todo los tripulantes estábamos en la misma situación. Finalmente apareció el equipaje y enfilamos hacia la puerta de salida y nadie nos pidió ni la hora.

De esta experiencia me vino la pregunta, ¿qué pasaría si en Cuba aterrizara un avión cada una hora? No digo ya cada 10 minutos o menos, como un aeropuerto europeo. Muchas cosas tienen que cambiar y no solo desde el punto de vista político. Los cubanos necesitamos un desaprendizaje de toda la herrumbre de años de desidia y mal hacer. Necesitamos volvernos a sentir motivados, con ambición, con esperanzas y deseos de vivir por algo mejor.

Deja un comentario

Top