Estás aquí
Inicio > Lugares > Cienfuegos Cuba, La Perla del Sur.

Cienfuegos Cuba, La Perla del Sur.

Cienfuegos Cuba Que Ver

Cienfuegos Cuba, La Perla del Sur.

Que Cuba suena en la cabeza de todo el mundo, es un hecho, incluso la mayoría de extranjeros sabrían dónde localizarla en el mapa. También lo es que hay muchas cosas de Cuba que no se conocen. Cuba es más que playas de arena blanca, como Varadero. Hay mucho más que música, salsa y fiesta. Mucho más que La Habana Vieja, la Plaza de la Revolución o una política de años que divide bandos, familias y amistades bajo el nombre de La Revolución.

Cuba, al igual que Trinidad, es un museo natural en toda su extensión con lugares imprescindibles que visitar en tu viaje a Cuba. Cuba tiene un patrimonio arquitectónico y cultural que no ha sido explotado, divulgado o promocionado. Existe un mundo que ver haciendo turismo en la isla y hoy vamos a hablar de Cienfuegos, La Perla del sur.

Cienfuegos es una ciudad con fuertes raíces francesas. Fue fundada por familias de ese origen, se tornan evidentes en el trazado perfecto de sus calles. Las primeras casas fueron edificadas en 1819 en el lugar donde se levanta hoy el parque José Martí, antigua Plaza de Armas.

Entre las construcciones más destacadas se encuentra el Teatro Terry, la Catedral de la Purísima Concepción, el Museo Provincial, el Ayuntamiento (Prefectura), el Colegio de San Lorenzo y el Palacio Ferrer. La Bahía de Jagua es fuente de inspiración para muchos y escenario perfecto para cualquier tipo de actividad náutica.

Cienfuegos, ¿qué ver?

Centro Histórico de la ciudad, nominado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2006; El Teatro Tomás Terry; el Paseo del Prado; el Palacio de Valle; El Fuerte de Nuestra Señora de Jagua; el cementerio de Reina y Tomás Acea; el Delfinario; el Nicho, paisaje excepcional de las montañas de la Sierra del Escambray; la Gruta de Martín Fierro; la ciudad de Lajas, donde nació el popular músico Benny Moré y la playa de Rancho Luna.

Cienfuegos, un poco de historia

Cienfuegos es una ciudad nacida e incorporada a la vida cubana en el siglo XIX. El Puerto de Jagua había sido siempre considerado de gran interés estratégico, pero por razones de muy diversa índole no había conocido ninguna fundación poblacional de importancia.

Hay un castillo construido al final del canal de entrada a la bahía, relativamente pequeño y de discutible valor estratégico. Data del siglo XVIII y se le dio el nombre de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua.

En 1819 se fundó Cienfuegos, como colonia blanca que vigilaba el mundo negro de las Antillas. Su trazado de calles anchas en perfectos escaques dentro de la más clásica tradición romana y tomista, fue como una premonición del papel de moderna racionalidad que la ciudad jugaría en la historia de Cuba.

Llena de apellidos franceses de antiguos pobladores de la Luisiana y una enorme migración catalana, ha de tener un impresionante desarrollo económico y cultural que en muchos aspectos será el segundo de Cuba.

Cienfuegos, entre 1827 y 1862, tuvo un crecimiento espectacular y llegó a ser como un centro radial que originaría numerosos pequeños poblados satélites. En poco tiempo toda su zona de influencia compondría una jurisdicción; hoy es una provincia.

Su amplísimo y protegido puerto, ideal para el contrabando de esclavos, sus ríos y sabanas, hacían de Cienfuegos una potencial zona azucarera.

Muy pronto los capitales de Trinidad y la Habana confluyen a la nueva región en desarrollo y se repiten los antiguos apellidos sacarócratas: Trujillo, Suárez Argudín, Frías, Moret…

Las estadísticas de la época revelan el más violento boom azucarero de la historia cubana: en 20 años la producción pasa desde cero hasta algo más de 30.000 toneladas.  

Entre 1840 y 1860 los negreros y comerciantes cienfuegueros fueron los mayores y más altamente tecnificados de Cuba.

Uno de ellos, Tomás Terry, calificado por sus riquezas como el Creso cubano, fue uno de los grandes comerciantes de América, con acumulación de capital a nivel de Moses Taylor, su socio y compadre, quien fuera fundador del National City Bank de Nueva York.

Terry, de apellido inglés pero nacido en Venezuela, se estableció en Cienfuegos en el momento exacto para aprovechar su boom, convirtiéndose en eje de la exportación de azúcares y mieles, importación de maquinarias, esclavos y bienes de consumo, y desempeñando al mismo tiempo la función de banquero.

A su muerte, después de extraordinarias donaciones, dejó más de veinte millones de pesos que lo sitúan entre los grandes capitalistas de América.

Hoy Cienfuegos une a sus bellezas arquitectónicas un significativo desarrollo industrial a lo largo de su bahía. Una moderna refinería de petróleo se une a un puerto pesquero y una fábrica de fertilizantes. También dispone de una termoeléctrica y una fábrica de cemento.  

(Tomado del libro Cuba España/ España/Cuba. Historia Común de Manuel Moreno Fraginals)

 

Deja un comentario

Top